¿Para qué enseñar a los niños prácticas de respiración consciente?

 

La respiración es una amiga que me acompaña siempre y me permite darme cuenta de cómo está mi cuerpo y de que emociones estoy sintiendo. Cuando estoy asustado, mi respiración es rápida y corta. En cambio, cuando estoy tranquilo, es profunda y lenta.

Estar atento a la respiración nos permite relajarnos y concentrarnos en nosotros mismos y en lo que hacemos. Escuchar nuestra respiración, nos da tranquilidad y bienestar.

Se pueden hacer estas prácticas siempre que necesitemos serenarnos o simplemente para sentirnos bien.

Les compartimos a continuación una práctica sencilla y poderosa:

 

Respiración del corazón radiante

  • Sentados, pies apoyados en el suelo, columna recta, hombros relajados.
  • Al inspirar, nos imaginamos que un rayo de luz dorada fluye hacia adentro y llena nuestro corazón, el centro del pecho.
  • Al exhalar, la luz se irradia desde el corazón hacia todas las direcciones.

Extraída del libro-agenda CALMA TU CABEZA, (y tu cuerpo) 40 propuestas sencillas para la escuela y para la vida de Editorial Proyecto Cepa.


Las emociones no se toman vacaciones

Algunas ideas para disfrutar de este tiempo con los chicos

Comienzan las vacaciones escolares. Los chicos están en casa y para quienes trabajamos en educación es también nuestro tiempo de descanso. Tiempo de frenar, de salir de la rutina y de parar un poco. Las vacaciones pueden ser un tiempo de estar más atentos a nosotros mismos y a la gestión de nuestras emociones, en el sentido de lograr un mayor bienestar personal y contagiar también emociones positivas.  Los invito a reflexionar juntos sobre algunas ideas acerca de cómo hacer para que este tiempo de descanso sea lo que más agradable y beneficioso para todos.

  1. Evitemos cargar demasiado las agendas de los chicos: a veces a los adultos nos preocupa que los chicos se aburran en vacaciones o queremos evitar que estén mucho tiempo con pantallas o actividades sedentarias y para contrarrestar les programamos nosotros diversas actividades. Es importante dejar que los chicos tengan tiempo libre en las vacaciones, tiempo para aburrirse y para encontrarse con las ganas de lo que realmente quieren hacer y también es importante que tengan tiempo para no hacer nada. Liberarnos nosotros como adultos y liberarlos a ellos de la presión de tener que estar todo el tiempo ocupados.
  2. No cargar las vacaciones de expectativas desmedidas: muchas veces, ponemos en el tiempo de vacaciones un sinnúmero de expectativas, de planes, de proyectos. Idealizamos ese tiempo como un momento en el que vamos a llevar a cabo muchas cosas que venimos postergando o como un tiempo ideal donde no debería haber conflictos. Esto nos termina agotando y frustrando. Es importante estar atentos para disfrutar de los pequeños detalles que quizá no se pueden disfrutar durante el año como un desayuno largo, dormir más, una siesta al aire libre, jugar con los chicos de forma relajada, ver a gente querida, etc.
  3. Favorecer nuevos aprendizajes en los chicos: si podemos relajarnos y vivir las vacaciones con una actitud más calma y positiva, contagiaremos esas emociones a nuestro alrededor y eso será muy beneficioso en muchos sentidos. El aprendizaje sucede de manera natural cuando circulan emociones positivas y el ambiente es relajado. Las vacaciones son un buen momento para aprender a andar en bici sin rueditas, a nadar, a tirarse del tobogán más alto o a comer solo y muchas otras cosas por el estilo.
  4. Un viaje puede ser una opción muy agradable para hacer en vacaciones, aunque no siempre es fácil coordinar las necesidades y gustos de todos los integrantes de la familia y quizá tengamos que cambiar el “viaje ideal “por el “viaje posible” en el que nadie se sienta exigido o agobiado. Resistir la tentación de creer que nuestra familia es la de la “foto de la agencia de viajes “y tomar en cuenta la realidad por ejemplo si tenemos niños muy pequeños, o si son varios y de edades muy diferentes, o si el viaje será muy largo, si disfrutamos más la playa o el campo, etc. Trazar el plan atendiendo a esas y otras variables que creamos importantes.

Si estamos atentos, sin demasiado esfuerzo ni gastos desmedidos, podemos hacer que las vacaciones sean un tiempo de emociones positivas y experiencias humanamente enriquecedoras. ¡Qué las emociones positivas no se tomen vacaciones en tu descanso!

Lic. María Cecilia Marino


Los payasos ¡no!

Actividades de educación emocional inspiradas por una poesía

La literatura infantil y juvenil nos ofrece un universo de emociones para explorar y compartir con los niños y jóvenes. Autores como Ana María Shua, Liliana Cinetto, Sandra Siemens, Liliana Bodoc entre otros, nos deleitan y emocionan y pueden ser el punto de partida para abordar conversaciones y propuestas didácticas creativas relacionadas con educación emocional. En el ámbito del hogar, estas lecturas son también muy apropiadas para instalar un espacio de disfrute compartido entre adultos y niños.

En el Curso de Especialización en Educación Emocional y Social le dedicamos un espacio de privilegio a la literatura infantil y juvenil, compartiendo con los asistentes una cuidada selección de libros de calidad y ofreciendo propuestas didácticas inspiradas en algunos de esos textos. El objetivo siempre es el disfrute y las propuestas didácticas se sirven de las emociones que el texto nos genera para que lo subjetivo aparezca.

Comparto en este artículo una preciosa poesía de Ana María Shua y algunas de las propuestas que me inspiró este texto para realizar con los chicos:

Pero los payasos, ¡no!


Me gusta mirar las nubes
y tratar de ver qué son,
Me gusta el mar y la arena
y jugar al dominó.
Me gustan mucho los circos
¡Pero los payasos, no!
Quiero a todos mis amigos
Por mis padres siento amor,
hasta quiero a mi maestra
y a veces al director.
Quiero ir a los cumpleaños
(pero con payasos, no).
Me encanta cuando hacen postres
La crema del batidor.
Me encanta la luna llena
con su cara de doctor.
Me encanta que me disfracen
(pero de payaso, no).
Tengo miedo cuando cruzo
por las barreras del tren.
Les tengo miedo a las cosas
que existen y no se ven,
a las arañas, los bichos,
(y a los payasos, también).

  • Hacer una cartelera en el aula o en el pasillo de la escuela con la consigna “Las cosas que nos gustan a los chicos de tercero…” y “Las cosas que no nos gustan…Dar tiempo para que surjan ideas originales y a la vez cotidianas, en las que no reparamos frecuentemente (como por ejemplo como dice la poesía que le gusta “la crema del batidor”)
  • Hacer un listado de los miedos que cada uno tiene. Previamente legitimar esa emoción como algo que todos sentimos y que no está mal sentir ninguna emoción. Poner en común esos miedos y ver quiénes coinciden.
  • Diferenciar los “miedos reales” (por ejemplo, miedo a una araña, a un trueno) de los “miedos imaginarios” (por ejemplo, miedo a los monstruos, a las brujas)
  • El nombre de los miedos: Contarles a los chicos que hay miedos que uno se cree que es el único que los tiene pero que en realidad son muy comunes y hasta tienen un nombre por ejemplo el miedo a los payasos se llama Podemos pedirles que investiguen el nombre que tienen otros miedos.
  • Dependiendo la edad de los alumnos, pueden investigar acerca de los payasos malvados, protagonistas de cómics o novelas como el Guasón y Pennywise.
  • Escribir en grupos o en parejas una historia de un payaso malvado y otra de un payaso bondadoso y amigable, inventarles caras, nombres, etc.

 Y a ustedes… ¿qué otras propuestas les inspira esta hermosa poesía?

 

Lic. María Cecilia Marino

Directora y docentes del curso de Especialización en Educación Emocional y Social

Para conocer más sobre este curso podes hacer CLICK AQUÍ

 

Esta poesía forma parte del libro Las cosas que odio y otras exageraciones de Ana María Shua que podés conseguir en nuestra tienda on line haciendo CLICK AQUÍ

 

shua


Respiraciones de animales: Un juego para liberar emociones

¿Qué son las respiraciones de animales? Es un juego de expresión corporal para que los niños puedan liberar emociones acumuladas, intensificadas o no expresadas. Es una forma divertida de guiar la respiración de los niños para que puedan reenfocarse y finalmente calmarse. Cuando un niño siente una intensa emoción, hay mucha energía moviéndose dentro del cuerpo. Los niños están aprendiendo a gestionar y expresar sus emociones de manera sana y positiva. Aprender a gestionar las emociones requiere mucha pero mucha practica, y ellos están dando los primeros pasos en este aprendizaje. Entonces es muy común que los niños no sepan que hacer cuando sienten una emoción muy intensa. Todo su ser puede sentir  la vibración energética de esa emoción.

Hay niños que explotan de rabia, de angustia o  de celos  liberando  reactivamente esa poderosa energía acumulada con llantos, gritos y fuerza. Situación que muchas veces los lleva a mostrarse muy impulsivos y en ocasiones agresivos. También hay  niños que acumulan emociones en su cuerpo, como celos, rabia y frustraciones para luego liberarlas todas juntas, fusionadas y enredadas. Si podemos ayudarlos a respirar, esta simple acción puede ser increíblemente fortalecedora y calmante para el revuelto corazón  de todos niños.

Niños explosivos o niños acumuladores de emociones, ambos necesitan de nuestra ayuda para saber que hacer cuando están tomados por una intensa emoción.

Una manera de hacerlo es  invitarlos a respirar como lo hacen diferentes animales.

Puedes preparar el ambiente con sonidos de la naturaleza, de la selva, cascadas, pájaros y tambores.

También puedes bajar la intensidad de la luz, para que éste sea un momento vivencial  y mágico.

Si quieres ayudarlos a liberar emociones como el  enojo y la rabia, puedes pedirles que hagan como hacen los leones. El aliento de un león gigante con rugido incluido es una excelente manera de que los niños liberen la ira. Invítalos a caminar y rugir como leones.

Otros animales incluyen respiraciones cortas y poco profundas como las de conejito. Estas respiraciones de conejito  pueden ayudarlos a darse cuenta que cuando sentimos miedo nuestra respiración se vuelve entrecortada.

Puedes pedirles que prueben respirar como un sapo llevando mucho aire al pecho. En posición de sapo, invítalos a hinchar su pecho con una gran respiración.

f1Si quieres ayudarlos a liberar tensiones del cuello, pídeles que respiren como lo hacen las suricatas centinelas. Estas bellas criaturas se quedan paraditas en la sabana, giran su cabeza para ambos lados para detectar peligros. De pie, pídeles que respiren profundo girando su cabeza hacia la derecha y soltando el aire, vuelven a girar su cuello una y otra vez. La respiración de la suricata centinela, les ayuda a liberar tensiones que quedaron atrapadas en el cuerpo, en su cuello.

También puedes invitarlos a respirar como “un mono dormido después de comer una banana”. Con la cáscara de la banana sobre su panza, lleva el aire hasta hacerla subir alto. Luego suelta el aire suavemente hasta que la cáscara de banana vuelve a bajar. Esta respiración abdominal es el antídoto para la ansiedad, miedo y enojos. Respirar llevando el aire al abdomen, y soltarlo lentamente es una manera práctica para  devolver  serenidad y sosiego a la mente infantil. Puedes terminar el juego invitándolos a respirar como lo hacen las serpientes. Tumbados en el piso, llenarán  su cuerpo con respiraciones largas como las que se deslizan dentro de las serpientes. Estas respiraciones largas y profundas   ayudan  a los niños a calmarse.  Hay que tener presente que es importante aprender a respirar de forma profunda en situaciones de calma para poder luego aplicarlo en situaciones de activación emocional. f2

Nos han enseñado a resistir las emociones que no se sienten bien, tú puedes enseñarles a los niños a sentir y liberar esas emociones que no se sienten tan bien. Solo invítalos a jugar, respirar y liberar. Cuando somos incapaces de enseñar a los niños formas de expresar las emociones y de gestionar los enojos, éstos aprenden que pueden explotar en una rabieta cuando quieren o que tienen que acumular su ira en su interior. Ambos caminos son muy nocivos no solo para el bienestar socio emocional sino para la salud física de los niños.

“No se trata de ir por la vida explotando emocionalmente. Sino que se trata de identificar que siento, y encontrar una manera asertiva de expresarlo”.

                                                                                        Louise Hay

Mariana de Anquin

https://www.facebook.com/mariandeanquin
Autora de “Niños Esponja. Sensibles, Empáticos, Intuitivos, Bondadosos y muy Compasivos .
Imagina si tu hijo supiera transformar su GRAN SENSIBILIDAD en su mejor aliada.”
Editorial Dunken .

Pausas activas Pedagógicas: ¿Por qué usarlas con adultos?

Las pausas activas pedagógicas, como su nombre lo indica, son “pequeñas” pausas que se realizan durante una actividad escolar dentro de un período largo de actividad académica para realizar diferentes técnicas, ejercicios y estrategias lúdicas que ayudan a reducir los períodos de tensión fisiológica y psicológica derivados de la actividad académica.

Muchas veces reservamos las pausas activas pedagógicas, sólo para usarlas con niños y jóvenes y con una finalidad más asociada a lo fisiológico que a lo vincular. En este caso, recomiendo utilizarlas también con adultos y elegir pausas que tengan un sentido lúdico y que promuevan el humor compartido. He comprobado muchas veces, cómo un grupo de docentes que está participando de una capacitación, se sorprende gratamente con estas propuestas y luego de hacer dicha pausa (generalmente uso coreografías sencillas, canciones, actividades de movimiento que incluyan risa y sonrisa, etc.) cambia de manera notable su rostro, su conexión con el tema y con el entorno.

A lo largo de más de diez años en los que llevo haciendo capacitaciones a docentes en distintos ámbitos, la utilización de estas pausas ha resultado una poderosa herramienta para favorecer no solo el descanso y el relax, sino los vínculos, la sonrisa y muchas veces también la risa sonora y espontánea que une y conecta a las personas de manera positiva.

Muchos docentes me han comentado que las incorporan luego en sus clases con niños y adolescentes y que les resultan de gran utilidad.

Es nuestras capacitaciones nos proponemos que los docentes vivencien lo que impartimos en la teoría con relación a la importancia del clima emocional positivo del aula y su influencia en la motivación y la calidad de los aprendizajes.

¿Te animás a probar esta pausa activa con tus alumnos y /o colegas? Te dejo el link de una de las pausas que uso habitualmente y tiene una gran aceptación. (para ir al video hacer CLICK AQUÍ)

Lic. Cecilia Marino

Para conocer los cursos que dicta la Lic. Cecilia Marino en instituciones educativas, hacer CLICK AQUÍ


Historias Sonoras

El objetivo de esta actividad es contribuir a mejorar la narración escrita u oral, así como también el desarrollo de la creatividad por medio de la asociación de ideas.

Les propongo hacer una selección y grabación de sonidos utilizando diversos elementos a fin de ser usados como disparadores. Simplemente para darles algunas ideas: el sonido de la lluvia, una sirena, música de suspenso, sonidos de insectos o animales, una multitud en un evento, una cajita de música, un teléfono, un despertador, pasos de personas, timbres, un objeto que cae, personas emitiendo sonidos diversos, un auto, una puerta, una batidora, etc.

La primera vez, escuchan la grabación con los ojos cerrados y realizan un registro corporal poniendo atención a las ideas y sensaciones que se activan con esos sonidos.

La segunda vez, anotan esos sonidos y sensaciones. Luego, de a pares o en grupos inventan una historia teniendo en cuenta todo lo registrado, ordenando los sonidos como ellos prefieran. Escriben la historia para luego contarla a toda la clase. Mientras que uno del grupo la va leyendo en voz alta, el otro compañero, simultáneamente, acompaña recreando los sonidos “en vivo”.

 

Esta actividad y muchas más propuestas para enriquecer tus clases, podés encontrar en el libro Educación en Positivo de la Lic. Silvina Fernándes.

Para más info de este libro podes dar click aquí


¿Por qué utilizar dinámicas de grupos en las clases?

Las sillas Cooperativas

¿Por qué las clases destinadas a adultos tienen que ser aburridas? ¿es posible hablar acerca de que en las clases hay que usar metodologías activas, mientras todos están sentados tomando nota? ¿perderá seriedad o rigurosidad académica una clase donde hay juego y movimiento? ¿Qué ocurre cuando jugamos?

Estas preguntas y otras por el estilo rondan en mi cabeza al diseñar las clases del Curso de Especialización en Educación Emocional Y Social que ya va por su sexta edición y al que concurren educadores de todos los niveles y profesionales de carreras afines a la educación. Cuando comenzamos con esta propuesta, la idea fue clara: ofrecer un ámbito de formación teórica y vivencial, para que los asistentes pudieran sacar provecho no sólo de lo que escuchaban o leían, sino también de sus vivencias y de las de sus compañeros. ¿Se puede enseñar educación emocional sin favorecer el surgimiento de emociones positivas? ¿sin dar espacio para lo subjetivo? ¿sin emocionarse? Ciertamente creo que no. Por eso, en las clases se utilizan distintas dinámicas grupales que favorecen la participación, el intercambio y la diversión. Logramos así, pasar por el cuerpo conceptos centrales como la colaboración, el poder de la diversión, el juego como facilitador de los vínculos y del clima positivo de la clase etc.

Les comparto acá una de las dinámicas que utilizo habitualmente con los asistentes al Curso de Especialización en Educación Emocional y Social que se llama SILLAS COOPERATIVAS.

 Es parecida al juego de las sillas, pero en lugar de ser competitivo es colaborativo.

En el famoso juego de la silla, los participantes bailan alrededor de las sillas, donde hay una silla menos que participantes; al cesar la música, el que no consigue sentarse es eliminado, luego se quita otra silla y vuelve a sonar la música, al cesar la música deben sentarse de nuevo y el que no lo consigue es eliminado.

En el juego de las "Sillas Cooperativas", al igual que el juego anterior, los participantes bailan alrededor de las sillas, pero, al cesar la música, deben conseguir subirse todos a las sillas, no se elimina a ningún participante. Una vez que todo el equipo consigue subirse se elimina una silla y vuelve a sonar la música, cuando cesa la música deben volver a subirse todos y así hasta que consigan subirse en el menor número de sillas posible.

btrhdr

btrhdr

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lic. María Cecilia Marino

Para conocer más acerca del Curso de Especialización en Educación Emocional y Social podés hacer click aquí


El enojo me transforma

La actividad EL ENOJO ME TRANSFORMA, tiene como objetivo principal que los chicos puedan vivenciar la idea de que cuando estoy enojado puedo hacer y decir cosas de las que seguro me voy a arrepentir porque pueden dañar a otros, a nosotros mismos y también pueden dañar la relación con los otros. Por eso enfatizamos NUNCA ESTÁ BUENO ACTUAR ENOJADOS.

Para esta actividad usamos los siguientes materiales:

  • Un muñeco: es un personaje que nos acompaña en todas las clases de educación emocional al que llamamos JA JA.
  • Fotos de personas con el rostro que evidencia la emoción del enojo.JA JA PELUCA
  • Bandejas de cartón redondas, con dos agujeritos que serán los ojos de la careta
  • Papel glasé, lanas, telas, marcadores para decorar.
  • Frase para dejar en el aula EL ENOJO ME TRANSFORMA.

 

Desarrollo

  • Ingresamos al aula y damos tiempo para que los alumnos se acomoden en sus lugares.
  • Les contamos que hoy nuestro amigo JA JA, se quedó afuera porque está muy enojado. Se peleó con un amigo y no tiene ganas de hablar con nadie. Prefiere apartarse y respirar hasta calmarse.
  • ¿A ustedes les pasó esto alguna vez? – preguntamos- ¿En qué situación? ¿Cómo estaba el cuerpo? ¿Qué hicieron para calmarse?
  • Traemos al muñeco JA JA, que quedó afuera. Está “transformado”, con una peluca y una máscara que representa su enojo.
  • Asociamos esta situación con la idea que EL ENOJO ME TRANSFORMA y puedo hacer ó decir cosas de las que después me puedo arrepentir.
  • Enseñamos una estrategia para calmar el enojo: La próxima vez que me sienta enojado, porgo una mano en la parte del cuerpo donde siento esa emoción. La respiración va a saludar a la emoción y eso me ayudará a calmarme.
  • Practicamos esta estrategia para poder usarla cuando la necesitemos.

MASCARA 1

Trabajo individual

Se les entrega a los chicos una bandeja redonda de cartón pegada a un bajalenguas, para que cada uno pueda decorarla y hacer su propia máscara de enojo.

Cierre

 

Compartimos la frase que quedará pegada en el aula: EL ENOJO ME TRANSFORMA

Lic. María Cecilia Marino

Esta temática y otras relacionadas, serán tratadas en el curso “Taller de Emociones” dictado por la Lic. María Cecilia Marino.

Para más información de este curso podes hacer click aquí


Hay un elefante en mi estómago

   Si queremos ayudar a nuestros alumnos a concentrarse, podemos practicar en el aula algunos ejercicios de respiración conciente.

   Respirar concientemente significa estar atentos a nuestra respiración y de esta manera poder tomar contacto con nuestro interior.

   Nuestra mente está todo el tiempo “saltando” de un pensamiento a otro. Se mueve hacia el pasado y nos provoca sentimientos de melancolía. O se preocupa por el futuro y nos provoca sentimientos de ansiedad.

   Si tomamos contacto con nuestra respiración y atendemos a cómo respiramos, hacemos que la mente frene y se conecte con el presente, con lo que está pasando AHORA.

_MG_5104Sugerencias para su aplicación

 

  1. Se pide a los niños que se acuesten boca arriba en el piso. Se puede tener para tal fin unas colchonetas enrrorables y de fácil guardado, que estarán en un lugar accesible del aula, por ejemplo, en un canasto decorado por los niños.
  2. Se recomienda oscurecer un poco el ambiente
  3. Se recomienda poner una música suave
  4. Se indica a los alumnos que una vez acostados sobre la colchoneta, con las piernas estiradas y los brazos a los costados del cuerpo, presten atención a su respiración.
  5. Se les indicará que respiren por la nariz y que atiendan como el aire “entra más fresquito y sale más calentito”.
  6. Luego el maestro les dirá que se aflojen y les irá nombrando lentamente cada parte de su cuerpo, indicando que la relajen. “Relajamos la cara, el entrecejo, la boca, separamos la lengua del paladar, relajamos el cuello, el pecho, los brazos, las manos, el abdomen, las piernas y los pies”.
  7. Volvemos a llevar la atención a la respiración. Respiramos tranquilos.
  8. Llevamos las manos al abdomen y tratamos de llevar el aire a ese lugar cuando inspiramos. Sentimos que se infla como un globo. Dependiendo de la edad de los niños en lugar de las manos, se puede facilitar que tengan un “compañero de respiración” que puede ser un muñeco tipo peluche o un almohadón pequeño, que se pondrán en el abdomen y verán cómo se eleva cuando llevan el aire al abdomen.
  9. Luego les diremos que imaginen que viene un elefante caminando y ellos tendrán que sacar el aire por la nariz y achatar su panza, “ponerla dura” para resistir la pisada del elefante sobre su abdomen.
  10. Una vez que el elefante haya pasado, volverán a llenar el abdomen de aire y hacer que se eleve.
  11. Se puede indicar que lo repitan un total de 8 veces: cuatro inspiraciones y cuatro exhalaciones atendiendo al movimiento de abdomen correspondiente.

 

Esta propuesta y otras similares, forman parte del libro

Rincón de las emociones, de la Lic. María Cecilia Marino

Para más información de este material podes hacer CLICK AQUÍ


Actividades Emocionantes

En el Taller de Emociones trabajamos con el aprendizaje de estrategias que favorezcan la Regulación Emocional en pos de superar estados de enojo, tristeza o de miedo que son emociones desagradables, que forman parte de las emociones básicas.

En muchas actividades utilizamos canciones, máscaras, material descartable y nos basamos en literatura infantil de calidad que permite que los chicos se acerquen más fácilmente a la comprensión de estas estrategias de afrontamiento de diferentes situaciones.

Una de las propuestas que presentamos se basa en el libro “Cómo encender un dragón apagado”: Es una historia tierna, ingeniosa y cargada de humor que plantea de manera inteligente y divertida ¿qué necesita una mascota-y quien dice una mascota dice un “gran amigo”- para ser feliz? La solución es mucho más sencilla de lo que parece: ¡esté apagado, frío o helado…dile cuanto lo quieres!

Comparto aquí brevemente el desarrollo de la clase, cuyos objetivos son los siguientes:

-Identificar y reflexionar sobre una de las emociones básicas: la Alegría.

-Identificar los correlatos físicos, cognitivos y conductuales de dicha emoción.

-Conocer estrategias para mantener y/o acceder a la alegría.

            Ingresamos al aula, damos tiempo a que los chicos se acomoden en sus lugares y luego de presentar a nuestro muñeco de emociones “JA-JA” haciendo piruetas le preguntamos al grupo ¿Qué emoción nos visita hoy? Aquí trabajamos con el reconocimiento de los marcadores físicos como indicadores de emociones.

Luego realizamos un intercambio motivando con preguntas como ¿Qué hacen ustedes cuando están contentos como JA JA? ¿Qué los pone contentos? ¿En que parte del cuerpo sienten la alegría?

ja ja

El muñeco JA JA nos acompaña en todas las clases de Educación Emocional

Luego compartimos la historia y damos un espacio para escuchar lo que los chicos quieran comentar. Resaltamos con esta narración la importancia de los afectos, el valor de la expresión emocional y de que manera cuando nos sentimos “apagados como el dragón”, podemos hacer cosas que nos enciendan y nos hagan sentir alegría.

Finalmente entregamos una hoja con forma de Dragón sobre la cual deberán dibujar “lo que a cada uno lo enciende, lo pone feliz como al dragón del cuento”. Se le entregan tiritas de papel de colores para que las peguen simulando el fuego.

btr

Podemos compartir los trabajos en una cartelera visible con el título “¿Y a vos…que te enciende? como la que se muestra en la imagen.

dragon

Esta actividad motiva el autoconocimiento, la regulación y la expresión emocional.

 

 

María Alejandra Maset

Será la coordinadora de nuestro próximo curso Taller de Emociones. Para más información sobre este curso podes hacer CLICK AQUÍ