¿HOY…Es posible a la distancia?

Con esta premisa, nos preguntamos: ¿Cómo hacer en esta virtualidad para que se produzca un aprendizaje efectivo y con sentido?

El hecho de la pandemia es una situación única, dinámica, incierta y nos atraviesa emocionalmente a cada uno de nosotros, a nuestras familias, en las situaciones diarias, en lo laboral, en lo económico, y debemos repensar cómo transitar este tiempo de la mejor manera, no detenernos y seguir avanzando.

Hoy nos toca a los educadores enseñar a la distancia, enseñar sin poder mirar a nuestros alumnos a los ojos y saber qué les pasa, cómo están, si estudiaron o no; sin escuchar esa pregunta que nos sorprenda, que nos y los desafía a encontrar otras formas de enseñar y aprender…

Nos interpela un nuevo escenario y como profesionales de la educación, hoy más que nunca debemos hacer uso de nuestras habilidades creativas, empáticas… convencidos de que nuestras acciones, nuestras propuestas pedagógicas, a pesar de la virtualidad y de la distancia forman parte de un proceso de diálogo, de comunicación, interacción y encuentro con nuestros alumnos.

Volviendo a las palabras del inicio: ACOMPAÑAR – AUTONOMÍA – VIRTUALIDAD – APRENDIZAJE EFECTIVO…nos preguntamos ¿qué recurso pedagógico podemos utilizar hoy para el desarrollo de las actividades didácticas y garantizar un aprendizaje efectivo mediado por lo virtual?Ese recurso es LA SECUENCIA DIDÁCTICA.Entendida como “una planificación estratégica, ya que no se resuelve en la simple distribución de una serie de actividades en el tiempo, sino que supone la creación de verdaderos escenarios de aprendizaje.

1Por otra parte, la creación de verdaderos escenarios de aprendizaje se verá favorecida si se promueve el diálogo entre los actores, se habilitan espacios de encuentro entre las diversidades individuales y colectivas, se aseguran condiciones para que todos los niños y adolescentes logren desarrollar sus potencialidades y aprender.

Es fundamental que las actividades promuevan articulación con los saberes y prácticas de otros campos de conocimiento, formación o espacio curricular, ya que estarán favoreciendo experiencias educativas más integrales”. López, María Cristina, Literatura y Emociones – Guía para el Desarrollo de Proyectos de Literatura y Emociones en el Nivel Primario. Ed. Proyecto Cepa, 2020.

Y en este encuadre, las actividades de aprendizaje tienen un orden interno entre sí, se articulan, partiendo de la intención docente de recuperar aquellas nociones previas que tienen los alumnos sobre un hecho, vincularlo a situaciones problemáticas y de contextos reales, produciendo un aprendizaje efectivo y con sentido.

Aquí entonces el alumno es protagonista, no un mero “activista”, hacedor de actividades sueltas. Desplegando su potencial: imaginando, explorando, curioseando, investigando…ni más ni menos que lograr, autonomía para aprender.

EL ACTO DE ENSEÑAR Y APRENDER ES UNA CELEBRACIÓN, EN ESTA AVENTURA DE APRENDER JUNTOS.

 

Profesora Cristina López, autora del libro Literatura y Emociones de reciente aparición . CLICK AQUÍ

 

Próximo curso sobre este tema: Click aquí