¿Por qué es importante usar la sorpresa en la enseñanza?

Es la más breve de las emociones. Se produce ante situaciones inesperadas como un ruido fuerte, por ejemplo. Los acontecimientos cognitivos también provocan sorpresa. Por ejemplo, cuando recordamos que nos hemos olvidado un acontecimiento importante. La sorpresa también puede producirse al obtener resultados inesperados o interrupciones no previstas de una actividad. Al ser una emoción tan breve, es frecuente que la sorpresa se transforme rápidamente en otra emoción.

La sorpresa limpia al sistema nervioso central de la actividad en curso, preparando al individuo para que concentre toda su atención en el objeto de sorpresa. La sorpresa facilita el proceso de adaptación a lo inesperado.

Finalmente, la sorpresa, está caracterizada por la elevación y arqueo de las cejas, los ojos muy abiertos y los párpados relajados. La boca se abre a causa de la caída del mentón que se produce con la relajación súbita de la mandíbula.

La sorpresa se relaciona directamente con el recuerdo, ya que los hechos sorpresivos y lo que pasa una hora antes y una hora después de estos hechos, se fija más vivamente en la memoria. Este reciente descubrimiento de la ciencia nos da herramientas para intervenir en la fijación de recuerdos, algo que es muy útil en el campo de la enseñanza.

 

María Cecilia Marino

Te invitamos a conocer más sobre este tema y otros relacionados, en nuestro Curso Virtual de Educación Emocional. El primer módulo es de acceso gratuito.

Para más información del mismo podes dar CLICK AQUÍ