Guadalupe Guerrero nos comparte en este libro sesenta actividades diferentes para favorecer el autoconocimiento, la integración grupal, la cooperación y el pensamiento reflexivo en los adolescentes. Una verdadera “caja de herramientas “para el aula, el trabajo terapéutico y otros espacios educativos con adolescentes y jóvenes.

Dinámicas sencillas, de fácil implementación y muy poderosas, dirigidas a todos los interesados en tener recursos para favorecer el desarrollo socioemocional de los adolescentes

Les compartimos acá dos de las propuestas del libro:

 

1- Las cuatro esquinas

 

OBJETIVO: Favorecer la comunicación de emociones y sentimientos personales.

MATERIALES:

  • Carteles “Siempre”, “Casi siempre”, “Nunca” y “Casi Nunca”
  • Aula amplia o espacio al aire libre

DESARROLLO:

  • Se ingresa al aula y se da tiempo para que los participantes se acomoden en sus lugares.
  • Se pegan los carteles en cuatro esquinas, elevados lo suficiente como para que se pueda ver desde todos los puntos del salón.
  • Se les pide que se distribuyan por el espacio y se les da la consigna: a medida que se lean en voz alta distintas afirmaciones, cada uno tendrá que colocarse bajo el cartel que considere que lo caracteriza.
  • Se comparte el porqué de las decisiones cada vez que todos se acomodan en el lugar de elección.

EJEMPLOS:

Algunas posibles consignas:

  • Me despierto de buen humor
  • Puedo hablar de lo que siento/pienso
  • Trato bien a los demás
  • Soy empático
  • Me siento querido
  • Me adapto con facilidad a los cambios
  • Acepto diferentes opiniones
  • Estoy contento con mi vida
  • Me cuesta poner límites

 

2- Etiquetas

 

OBJETIVO: Identificar la influencia de las etiquetas en nuestras emociones y en nuestra conducta.

MATERIALES:

  • Etiquetas blancas
  • Marcadores
  • Paneles “Sí” y “No”

DESARROLLO:

  • Se ingresa al aula y se da tiempo para que los participantes se acomoden en sus lugares.
  • Se realiza una reflexión grupal. Se piensa en las etiquetas que nos fuimos poniendo o nos fueron poniendo a lo largo de la vida. Algunas preguntas disparadoras son: ¿Cuáles de ellas me hacen sentir bien? ¿Cuáles no? ¿De cuáles me hago cargo? ¿De cuáles no? ¿Cuáles quiero devolver? ¿Cuáles llevo con orgullo?
  • Se reparten etiquetas blancas y marcadores para escriban esas etiquetas con las que se sienten identificados.
  • Una vez hecho esto, cada uno las pega en el panel que corresponda, describiendo y justificando la elección.

EJEMPLOS:

  • No me gusta ser “el inteligente”, porque eso me pesa y pareciera que no me puedo equivocar….
  • Me dicen que soy la alegría de mi casa, siempre muy positiva. Me hago cargo de esta etiqueta porque me sale naturalmente y me hace sentir bien.

Charla presentación del libro LLAVES PARA ENTRAR AL MUNDO ADOLESCENTE Click aquí

En breve  a la venta en www.tiendacepa.com y puntos de venta mencionados en la página www.proyectocepa.com