Regálale Calma.

– Quiero regalarle algo a mi hijo y no sé qué.
– Regálale calma
– ¿Cómo calma?
– Como suena, así tal cual, calma: cuando tu hijo se altere, regálale calma, cuando se estrese regálale calma, cuando haya una situación difícil regálale calma, cuando pase algo grave regálale calma.

– Pero…cómo le ofrezco calma cuando yo me altero?
Por eso…es un regalo, es algo que tú te esfuerzas en obtener y no siempre tienes, no es lo que te sobra, uno a quien ama no le regala lo que le sobra. 
Uno a quien ama le regala lo más preciado, le regalamos el tiempo y la energía que invertimos en crecer como seres humanos para estar en condiciones de regalar calma cuando se avecine la tormenta.

Texto: Álvaro Pallamares

 

¿Cuántas veces como adultos durante el día sentimos que el tiempo no nos alcanza, que hay muchas actividades para cumplir, entregas que realizar, lugares a los que asistir o respuestas inmediatas que dar?

En la actualidad nuestros niños, hijos o alumnos, se ven también inmersos en este ritmo apresurado que los empuja a correr para cumplir con una agenda repleta de responsabilidades. Encontrar un momento para pensar, respirar y continuar una actividad suele resultar muy difícil. Primero porque los chicos no están habituados y segundo porque a nosotros como adultos también nos cuesta generar estos espacios tan necesarios para desenvolvernos en lo cotidiano, con mayor eficacia y bienestar.

Aprender a calmarse, a hacer una pausa, … es un regalo que primero debemos hacernos a nosotros mismos para poder transmitir, por contagio y a través de la experiencia, a los chicos.

En el Taller de Emociones trabajamos con diferentes estrategias para encontrar la calma. Aprendemos a escuchar nuestros pensamientos y nuestras emociones, a descubrir la importancia calmarnos antes de dar una respuesta y también a generar pensamientos positivos que ayudan a disminuir conductas impulsivas.

En las clases proponemos manejar los tiempos “sin prisa violenta”, priorizando el espacio para conversar e intercambiar opiniones respetando el tiempo de cada niño y encontrar en la “respiración pausada”, la forma más fácil y segura de encontrar la calma.

                Los invito regalarse un ratito por día para conectar con su mundo interior, sin apuros, sin prisas y luego invitar a los chicos a que también lo ejerciten. Es una práctica tan necesaria como saludable…

 

Lic. María Alejandra Maset

Esta temática junto con muchas otras serán tratadas en el curso “Taller de Emociones” dictado por la Lic. María Alejandra Maset. Para más información del mismo podes dar CLICK AQUÍ